COVID-19: Tener una boda virtual (y otras alternativas)

por | Artículos

A medida que el actual brote de COVID-19 se intensifica, y el gobierno insta a la gente a «quedarse en casa», las parejas desconsoladas han pospuesto (o cancelado) sus bodas para detener la propagación del virus. Con una temporada 2021 atrasada, más estadounidenses están recurriendo a aplicaciones de comunicación por video, como Zoom, y diciendo «sí quiero» en línea. En los estados donde está permitido, algunas parejas están celebrando ceremonias con 10 (o menos) invitados. Otros se están fugando a destinos internacionales. Así es como luce casarse en un mundo de coronavirus.

Aunque el futuro es incierto, la actual pandemia pasará. Mientras tanto, las parejas deben explorar opciones alternativas antes de cancelar sus nupcias.

¿Posponer o no posponer?

Las últimas investigaciones sugieren que más de la mitad de los estadounidenses han pospuesto sus bodas para fechas futuras. Sin embargo, nadie sabe realmente cuando las cosas volverán a la normalidad. La razón principal de la mayoría de los aplazamientos es frenar la propagación del virus. Sin embargo, incluso en aquellas partes del país que no están afectadas por la pandemia, las industrias locales se han detenido, haciendo casi imposible una boda.

Planificadores de bodas, coordinadores, floristas, fotógrafos, proveedores, todos los profesionales de bodas han sido afectados por la pandemia por una u otra razón. La mayoría de los estados de los EE.UU. han emitido pedidos de «refugio en el lugar» para el público en general, lo que significa que la mayoría de los negocios relacionados con las bodas se consideran «no esenciales» en este momento de crisis. La industria de las bodas en Estados Unidos, con un asombroso valor de 53 mil millones de dólares, nunca ha experimentado nada como esto.

Las Vegas, donde las parejas viajan desde todas partes del mundo para casarse, prácticamente ha cerrado. Para empeorar las cosas, abril marca el comienzo de la temporada alta de bodas. Lo que parecía impensable en esta época el año pasado, se ha convertido en la realidad – la «nueva normalidad». Capillas e iglesias han bajado las persianas, cerrado sus puertas y apagado las luces. No está claro cuándo volverán a abrirse.

Por supuesto, esto no durará para siempre, y las cosas regresarán a la normalidad. Sin embargo, las parejas están luchando por reprogramar sus bodas, lo que podría terminar con un enorme retraso el próximo año. Como resultado, muchas parejas se aferran a sus fechas originales y se despojan de sus bodas.

Reducir el número de personas

Aunque esta es una situación que se mueve rápidamente, en el momento de escribir este artículo, el gobierno federal está instando a los estadounidenses a limitar las reuniones sociales a 10 personas. En este momento, las bodas todavía pueden ocurrir, sólo necesitan ser reducidas considerablemente. Para las bodas más pequeñas, esto no debería ser un problema. Sin embargo, las parejas que han invitado a muchos asistentes – la boda promedio en 2019 tuvo 125 invitados – deben hacerse esta pregunta: ¿Quién va a venir?

Para las novias que han soñado con la boda definitiva desde la infancia, una pequeña ceremonia – o «micro-ceremonia» – podría ser un gran golpe, pero deberían considerar mantenerse en su fecha original. Además, siempre pueden hacer una fiesta más grande el año que viene por estas fechas.

Para muchas parejas en este momento, la actual crisis de salud les ha hecho reconsiderar lo que es importante – la gente que aman y cuidan.

«Ambos lloramos un poco», le dice Isobel Burston al periódico The Guardian. Se suponía que se casaría con su prometido, Ian, en abril, pero hizo planes alternativos. «Sabíamos que no podíamos pedirle a la gente que pusiera su salud en riesgo».

Escaparse

Algunas parejas han considerado la posibilidad de escaparse a destinos lejanos, donde el coronavirus ha tenido menos impacto. Incluso existen informes que indican que la princesa Beatriz de York, novena en la línea de sucesión al trono británico, contemplaba la posibilidad de casarse en el extranjero.

El problema es que el brote aún se está propagando en todo el mundo, y los expertos en salud advierten que la mayoría de los países se verán afectados de alguna manera. Además, el gobierno federal de los EE.UU. ha emitido restricciones de viaje a los ciudadanos que quieren salir del país.

En este momento, fugarse no es la mejor idea.

Cásate en línea

En las últimas semanas, más parejas han decidido seguir con sus planes de boda originales, pero haciéndolo por Internet. Las aplicaciones de videoconferencia permiten a las parejas celebrar su amor, mientras que los invitados, mirando desde casa, respetan las pautas de distanciamiento social. Zoom, en particular, se está convirtiendo en el destino de las parejas que se casan, y miles de parejas que se quedan en casa podrían utilizar esta plataforma en las próximas semanas.

Sophie Austin y Ben Jackson, novios desde el colegio, habían planeado casarse el sábado 4 de abril. En medio del brote de coronavirus, cancelaron su boda y se casaron vìa el Zoom.

Sophie y Ben no son los únicos.

«Una búsqueda de #ZoomWedding en Instagram muestra más de 100 fotos de parejas que han transmitido en vivo su boda», dice The Verge. «Como sugiere el hashtag, Zoom – la plataforma de transmisión de video empresarial que se usaba en los días previos al virus, principalmente para reuniones de negocios – se ha convertido en el lugar elegido por las parejas que celebran bodas digitales».

Zoom es bastante fácil de usar y permite a las parejas hacer (casi) todas las cosas que han planeado: Casarse, cortar el pastel, lanzar el ramo, bailar una balada sentimental. Sus invitados siguen ahí; están justo al otro lado de la pantalla. Y sí, los invitados pueden seguir usando registros en línea para dar regalos de boda!

Todo lo que necesitan los invitados es una dirección de correo electrónico y un smartphone para ver una boda Zoom. Claro, con un número limitado de invitados, no es lo mismo que en la realidad, pero, en este momento sin precedentes, sigue proporcionando a las parejas una experiencia mágica única en la vida.

No es sólo Zoom. Una boda virtual puede tener lugar en aplicaciones de videoconferencia como Google Hangouts, Slack, Skype, Blue Jeans y más.

Conclusiones

La investigación del Wedding Report sugiere que el 28% de las parejas están tratando de reprogramar su boda para una fecha posterior en el 2020; el 22,5 % la están posponiendo para el 2021; y el 6,5 % han cancelado sus bodas por completo. Curiosamente, el 43% de las parejas no tienen ni idea de qué hacer.

Una cosa es segura: la actual pandemia ha sacudido la industria de las bodas, pero hay muchas razones para mantenerse positivo. Celebrar una ceremonia más pequeña o transmitir en directo las nupcias en una aplicación de comunicación por vídeo puede seguir siendo una gran forma de celebrar un matrimonio y, dentro de muchos años, ¡es algo interesante que contar a los nietos!

¿Has pensado alguna vez en planear eventos?

Haz clic para aprender cómo empezar con este libro electrónico gratuito

Etiquetas:

Lovegevity

El Instituto se dedica a los más altos estándares, ofreciendo programas de certificados de planificación de bodas, fundamentos de negocios, educación continua, clases de capacitación para certificados, talleres prácticos, aprendizaje mixto, seminarios, webinars, talleres de aula volteada, pasantías y colocación de trabajo.