3 secretos para ser el cónyuge perfecto

por | Artículos

Está claro que la verdadera felicidad representa el equilibrio entre el trabajo, el cual nos da un propósito, y la familia, que nos brinda el apoyo, la motivación y la seguridad de ser amados. Como planificadores de eventos, puede que nos encontremos ofreciendo consejos sobre relaciones y matrimonio a las parejas mientras se embarcan en el proceso de planificación de la boda, pero además, se hace importante tener en cuenta nuestra propia relación cuando intentamos construir una carrera o un nuevo negocio como planificadores profesionales de bodas y eventos.

Muchos empresarios se ven envueltos en tareas diarias interminables y dejan su relación en un segundo plano por un tiempo. Por muy inocente que parezca, podrían estar exponiendo su relación a un estrés innecesario y al desarrollo de nuevos, pero pobres, hábitos dentro de la relación.

Para muchos de nosotros, comenzar un negocio como planificador de bodas y eventos encuentra parte de la motivación en poder tener un horario flexible para pasar más tiempo con las personas que amamos. En el proceso, es fácil disfrutar tanto de la carrera que terminamos convirtiéndonos en adictos al trabajo, disminuyendo el tiempo para pasarla en familia para hacer el trabajo que amamos.

Por ello, aquí te dejamos algunos consejos del experto en relaciones y autor Joel Saltzman (J.S. Salt).

J.S. Salt se llama a sí mismo un «antropólogo de la paternidad y el matrimonio». Ha hablado con más de 1.000 esposos, 1.000 esposas y 5.000 niños, haciéndoles una variedad de preguntas: Desde preguntar a los niños: «Si pudieras decirle a alguien cómo ser el padre perfecto, ¿qué le dirías?»; hasta preguntar a los cónyuges: «Si pudieras decirle a alguien cómo ser el cónyuge perfecto, ¿qué consejo le darías?»

Cómo ser la esposa casi perfecta

By Por J.S. Salt (y esposos que saben)

Al reunir información para mi libro, Cómo ser la esposa casi perfecta: por esposos que saben, hablé con 1.000 esposos – preguntándoles: «Si pudieras decirle a alguien cómo ser la esposa casi perfecta, ¿qué le dirías?»

Por supuesto, no es fácil para los esposos abrirse y compartir sus sentimientos. Después de todo, son hombres. Por eso quiero agradecer a todos los hombres que tan valientemente me abrieron sus corazones. Que sus gentiles súplicas ayuden a guiarlos a través de su matrimonio. Con esa esperanza en mente, permítanme compartir con ustedes «Tres consejos para complacer a su esposo».

1. Creer en él

Más que nada, un hombre necesita saber que tiene tu apoyo – que crees en él al 100%. Alan, 29, en su primer día de matrimonio, escribió:

«Cree en mí,
cree en mí,
cree en mí».

¿Tu esposo siempre tendrá éxito? ¿Funcionarán las cosas exactamente como se han planeado? Independientemente de los obstáculos que tu esposo pueda encontrar, necesita saber que aún cuenta con tu apoyo. Como Ed, de 47 años, 25 años de casado, quien pide abiertamente: «Sé mi animadora. Cree que tengo el talento para lograr mis sueños, aunque me lleve más tiempo del que jamás imaginé».

Roland, de 64 años, 42 años de casado, ofrece este sabio consejo: «Escucha atentamente los sueños y aspiraciones de tu esposo. Aunque creas que son inalcanzables, síguele la corriente. Apóyalo. Tal vez hasta te entusiasmes con él. Tu esposo te amará y apreciará porque lo animaste -en lugar de desanimarlo-. Más tarde en la vida, un esposo quiere mirar a su esposa y decir, ‘Cariño, estuviste conmigo’. No «Si sólo…»

Por último, considera este trozo de la sabiduría de Jim, de 80 años, un viudo después de 53 años de matrimonio: «Los hombres son sólo niños que necesitan atención y tranquilidad, casi todo el tiempo. Necesitan que te sientes en sus regazos, que los beses sin motivo y que les asegures que los quieres».

2. Acepta

Charles, de 38 años, solicita: «Acepta a tu esposo como el hombre que es, en vez de desear que puedas cambiar las cosas aquí y allá». Bill, de 47, añade: «Deja de intentar controlar y cambiarnos tanto. No somos ‘diamantes en bruto’, somos hombres. El mismo hombre del que te enamoraste y con quien que te casaste en primer lugar».

¿Cuál es una buena manera de pensar en lo «aceptante» que eres? La próxima vez que tu cónyuge quiera hacer algo que pienses que es estúpido, ridículo o una completa pérdida de tiempo o dinero, fíjate si dices las palabras: «¡Cariño, hazlo!» Por ejemplo:

«Es un hecho: Cada esposo necesita al menos 2 horas a la semana en el sofá frente al televisor – sin tener que responder a ninguna pregunta. Sólo para vegetar». – Ray, de 39 años, casado hace 7.

«Cuando salgo a hacer deporte o a estar con los muchachos, trata de entender que me estás dando algo que realmente necesito. Las mujeres quieren flores. Los muchachos quieren tener tiempo para estar juntos sin tener que justificarse por estar fuera unas horas». – Eric, de 28 años, casado hace 6 años.

«Acepta que no estoy ‘escapando’ para trabajar: Voy allí porque necesito trabajar. Además, cuando me siento mejor con mi trabajo, me siento mejor con todo lo demás». – Eric.

«Si quiero ir a la cama más tarde que tú no significa que no te quiera. Significa que quiero ir a la cama más tarde que tú.» – Neil, de 47 años, casado hace 12 años.

3. Sé gentil

¿Ser aceptada por tu esposo significa que no puedes estar en desacuerdo con él u ofrecer una «corrección de rumbo» de vez en cuando? No, en absoluto. Pero los esposos – por muy «varoniles» que parezcan – necesitan que sus cónyuges sean amables al respecto. Como explica Charlie, de 28 años, casado durante 11 años: «Si crees que me equivoco, intenta guiarme a donde crees que debo estar. No me golpees y me arrastres hasta allí».

Lo creas o no, la mayoría de los esposos generalmente se esfuerzan al máximo, sin importar cuán equivocadas parezcan sus acciones. Así que trata de ser paciente, compasiva y amable. «Y limita tus críticas», dice Ben, de 81 años, «a las cosas que realmente importan».

Tal vez Terry, casado durante 23 años, lo resuma mejor: «Sé una amiga que esté ahí para prestar apoyo, pero que se preocupe por mí cuando haga el ridículo».

Preguntas para la reflexión:

En una calificación de 0 a 10, ¿qué tan fuerte diría su esposo que crees en él?
¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu esposo que estabas orgullosa de él?
¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu esposo «¡Adelante!» cuando realmente estabas pensando: «¿Por qué alguien querría hacer eso?»
En una calificación de 0 a 10, ¿qué tan gentil eres cuando ofreces un consejo o una «corrección de rumbo» a tu esposo?

Cómo ser el esposo casi perfecto

Si pudieras decirle a alguien cómo ser el esposo… casi perfecto, ¿qué le dirías?

Esa es la pregunta que le hice a más de mil esposas, ex esposas y viudas, las cuales ofrecieron consejos libremente. Al final, tenía suficiente material para un libro: Cómo ser el esposo casi perfecto: Por las esposas que saben.

Después de reunir todos mis datos – una colección de consejos de una o dos frases de esposas a esposos – me di a la tarea de escoger y elegir. ¿Qué debería poner en el libro y qué debería dejar fuera? En otras palabras, era mi trabajo examinar todos los consejos que había reunido y elegir lo que era realmente importante para las mujeres. Tomé mis decisiones, compartí el «corte final» con mi esposa e inmediatamente me despidieron.

«¿Eso es todo lo que aprendiste?», me preguntó. Al darse cuenta de que me había pisado sin querer, inmediatamente siguió con una pregunta mucho más diplomática, «¿Te importa si echo un vistazo por mí misma?» ¿La moraleja de la historia? Incluso con mil esposas diciéndome explícitamente lo que necesitaban de sus esposos, no lo entendí. Era demasiado «hombre» para entenderlo de verdad. Fue entonces cuando mi propia esposa intervino amorosamente y me ayudó a ver lo que estas esposas realmente anhelan. Dicho esto, aquí están los «Tres consejos principales para complacer a su esposa».

1. Escucha

Más que nada, las mujeres quieren que sus esposos les escuchen. No intentan resolver sus problemas ni ofrecerles consejos, sino simplemente escuchar. Como aconseja Becky, de 33 años: «Cuando tenga un mal día y me queje mucho, por favor, sólo escucha.

Olvídate de los consejos sobre cómo mejorar las cosas». Sólo dime que me quieres y dame un abrazo». Brenda, de 36, añade: «Siempre escucha lo que tu esposa tiene que decir, no importa cuán poco interesante o aburrido sea para ti. Es importante para ella o no lo estaría compartiendo contigo».

2. Muéstrale que la amas

Son las pequeñas cosas que haces por ella las que hacen que tu esposa sepa que es amada de verdad. «Sorpréndela con algo pequeño», dice Rowena, casada hace 23 años, «como llevar comida a casa sin que te lo pida».

Como Jennifer, de 22 años- ¡casada sólo por nueve meses! – explica: «En vez de decírmelo, demuéstrame que me amas. Un beso cuando menos lo espere. Flores sin motivo. Toma mi mano cuando estamos en público, y en privado. Pequeñas sorpresas como éstas a veces pueden significar mucho más que palabras».

¿Y si eres un hombre que está casado con una mujer moderna, «autosuficiente», alguien que es totalmente capaz de cuidarse a sí misma? Erika, de 45, es una mujer así. Sin embargo, su petición es muy parecida: «Aunque soy fuerte, moderna y autosuficiente, hago cosas sorprendentes, dulces, estoy aquí para mimarte y cuidarte». En cuanto a los detalles, considera esto:

«Escríbeme pequeñas notas y dame tarjetas divertidas un poco más a menudo, como cuando estábamos cortejando.» – Jennifer, 32, casada hace 6 años.

«De vez en cuando, envíame una pequeña sorpresa al trabajo – para que la gente a mi alrededor esté celosa de que tengo la pareja perfecta.» – Marilee, de 46, casada hace 22 años.

«Enciende una vela de vez en cuando, incluso cuando la electricidad no se haya apagado». – Linda, de 48, casada hace 28 años.

Finalmente, Cynthia, casada desde hace 14 años, comparte este comportamiento amoroso: «Haz lo que hace mi esposo: Cuando me despierto a las 3 de la mañana llena de preocupación, él me frota la espalda, me toma la mano y dice que las cosas se verán mejor a la luz del día. Luego no se duerme hasta que yo lo hago».

3. Dile que la amas

Mientras que las acciones pueden hablar más fuerte que las palabras, las palabras tienen su propio poder especial – tanto positivo como negativo.

Jeannie, de 55 años, separada durante siete años, escribe: «Piensa antes de hablar». Las palabras pueden dañar y cortar hasta los huesos». Ten cuidado no sólo de cuidar tu lengua, sino también de usar tus palabras para apreciar y abrazar.

Maureen, de 62 años, escribe: «Aprende a decir: ‘Te amo’. Actuar como si lo hicieras es genial, pero es agradable oírlo de vez en cuando».

Sally, de 47 años, aconseja: «Dile que la amas tres veces al día. Un te quiero es como la mayonesa, tiene una vida útil muy corta».

Y mientras lo haces, sigue el consejo de Deborah, de 42 años: «Dile que está guapa. ¡Al menos una vez al día!»

Preguntas para la reflexión:

Cuando tu esposa te cuenta un problema que tiene, ¿estás escuchando o tratando de encontrar una solución?
¿Qué has hecho hoy para demostrarle a tu vida que la amas de verdad?
¿Y qué hay de ayer y de antes de ayer? ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a tu esposa, «Te amo»?
En una semana promedio, ¿cuántas veces dices esas palabras? ¿Con qué frecuencia le dices a tu esposa lo atractiva que es?

 

¿Has pensado alguna vez en planear eventos?

Haz clic para aprender cómo empezar con este libro electrónico gratuito

Etiquetas:

Lovegevity

El Instituto se dedica a los más altos estándares, ofreciendo programas de certificados de planificación de bodas, fundamentos de negocios, educación continua, clases de capacitación para certificados, talleres prácticos, aprendizaje mixto, seminarios, webinars, talleres de aula volteada, pasantías y colocación de trabajo.